Un saludo a todos mis compañeros de lectura de tarot, brujos, astrólogos, hippies, nómadas, y a todos los que estáis aquí porque os describís como «viviendo de forma diferente» (sea lo que sea que eso signifique), estoy aquí para daros el 401 de Crowd1 en mi opinión sobre Crowd1: ¿la mejor parte? Puedes seguir viviendo tu estilo de vida alternativo mientras trabajas en Crowd1.
De hecho, Crowd1 lo fomenta.

Pensé que estaría condenado a una vida con un aburrido trabajo de oficina que era incompatible con mis hábitos alternativos, pero entonces mi amigo me recomendó Crowd1. Me dijeron que ser afiliado me ayudaría a ganar dinero y, al mismo tiempo, a vivir la vida de mis sueños, viajando y conociendo a gente guay.

Crear una red desde cero es un gran desafío, no puedo decirte lo contrario. Pero vale la pena. El factor motivacional, por supuesto, es que cuanto más grande sea tu red, más dinero podrás ganar. Tuve la suerte de que mi amigo ya era un experto en Crowd1, así que le vi trabajar y aprendí de esa manera. Pero Crowd1 también te proporciona un montón de guías de negocios y ayuda a través del back-office, es decir, te ayudan durante todo el proceso. Pero hacer tu propia investigación sobre cómo ser un buen vendedor, etc., tampoco deja de ser importante ni perjudica.

Después de tres meses no puedo imaginarme haciendo otra cosa. Me encanta hacer una venta o conocer nuevos productos.

Ese es otro de los aspectos apasionantes de Crowd1 que me gusta tanto: hay productos verdaderamente interesantes que quiero usar o incluso me imagino utilizándolos. Ser capaz de respaldar los productos que vendes hace que sea mucho más fácil y sencillo venderlos.

Gracias a Crowd1, pude recuperar el doble, es decir, el triple, de la cantidad que aporté inicialmente con mi inversión, y me ha facilitado mucho llevar el estilo de vida que quiero: vivir en una comuna hippie. Puedo trabajar en mi propio horario y es muy satisfactorio.

Así que, si quieres saber lo que te recomiendo: ¡apuesta por Crowd1! Mi opinión sobre Crowd1 es totalmente sincera.

Photo by Austin Distel on Unsplash